Páginas

viernes, 19 de diciembre de 2014

Felices Fiestas

Desde la Escuela os deseamos que paséis unas felices fiestas en compañía de toda la familia.

martes, 16 de diciembre de 2014

Fiesta Navidad

El próximo viernes día 19 por la mañana celebraremos en la Escuela la Navidad con una fiesta de disfraces.
Por la tarde, a las 19:00h, os esperamos a todos los papás y mamás para desearos unas felices fiestas.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Recetas divertidas para Navidad

Fuente: Eroski Consumer

En las fiestas navideñas, la comida de los niños es muy importante. Los expertos recomiendan que los platos sean sanos, variados y completos, a la vez que se presenten de una manera que les resulte atractiva. Este artículo explica cómo deben ser las comidas apropiadas para los niños en Navidad y ofrece cinco ideas creativas y divertidas: hacer un Papá Noel de fresas, galletas con caras de renos, muñecos de nieve con puré de patatas, sándwiches con formas de adornos navideños y servir las uvas con la forma del árbol de Navidad.

Comidas para niños en Navidad

En las fiestas de Navidad, la comida desempeña un papel fundamental. Las cenas y comidas suelen estar protagonizadas por platos y menús especiales y, cuando es posible, en cantidades abundantes. Cuando entre los comensales hay niños, conviene que también haya comidas apropiadas para ellos, tanto en cantidad como en calidad y, sobre todo, en su presentación.

Los peques disfrutan mucho de la estética de estas fiestas y les encanta que los alimentos tengan un aspecto relacionado con ella.

A continuación se proponen cinco recetas divertidas para ofrecer a los niños en Navidad.

1. Un Papá Noel de fresas

Esta es una opción muy sencilla, que a los niños les gustará mucho y les animará a comer fruta. Consiste en cortar la fresa en dos partes, de manera tal que la parte más voluminosa quede abajo, para hacer las veces del cuerpo de Papá Noel, y lo que sería el pico de la fruta, en la parte superior. Entre ambas partes se pone un poco de nata montada, la cual servirá para representar la cara y la barba del personaje.


Luego se añaden los ojos, hechos de virutas de chocolate (u otros productos de confitería), y el pompón del gorro, con otra pequeña cantidad de nata en el extremo superior, para dar el toque final, Como son pequeños y muy fáciles de elaborar, se puede hacer una buena cantidad y ofrecer una auténtica bandeja de Papá Noel de fresas.

2. Galletas con caras de renos

Papá Noel no viaja solo para repartir sus regalos: vienen con él los renos que tiran de su trineo. Existe la posibilidad de representar a estos animales en la mesa navideña. Se pueden hacer galletas caseras con los niños y luego decorarlas de manera tal que se vean como estos simpáticos animales.

Es muy simple: una vez diseñadas las galletas con una forma apropiada,se añaden antes de hornear tres confites o caramelos de colores para definir los ojos y el hocico y se completa con un par de galletitas alargadas, como si fueran los cuernos.

3. Muñecos de nieve con puré de patatas

Los muñecos de nieve son figuras infantiles vinculadas con la Navidad, sobre todo en ciertas regiones y en el imaginario creado por el cine y los dibujos animados. Elaborarlos con puré de patata también es sencillo: hay que formar dos o tres bolas y colocarlas una sobre otra.

La de arriba, que representa la cabeza, debe ser algo más pequeña. La cara se forma con una pedacito de zanahoria o pimiento morrón para la nariz y pequeñas frutas o trocitos de carne para los ojos. Se pueden añadir palillos en forma de brazos y tallar otros adornos (un sombrero, una pipa, los botones de la ropa, etc.) con más zanahoria.

Si se prefiere, las bolas se pueden hacer de arroz o hasta con huevos. A los niños les encantarán.


4. Sándwiches con formas de adornos navideños

Los sándwiches son uno de los tipos de comida que los niños más disfrutan. Un poco porque se agarran con las manos y otro poco porque suelen asociarlos a embutidos, quesos y otros productos que, en general, son de su agrado. Por eso, una buena oportunidad es hacerlos aún más atractivos a través del uso de moldes u otras herramientas para cortarlos con formas de adornos navideños: estrellas, bolas, cometas, calcetines, etc.

Lo bueno es que se puede aprovechar el formato sándwich para introducir otro tipo de alimentos, como lechuga u otras verduras, tomate, huevo, etc. Una variante algo más compleja consiste en crear caras en los sándwiches -o servir sólo un pan o tosta- con rodajas de pepinos como ojos, cebolla roja como el pelo, una tira de pimiento como boca, medio tomate cherry a manera de nariz, etc.

5. Árbol de Navidad de uvas

Una manera muy divertida de presentar las uvas de Nochevieja es ordenarlas para que formen un árbol de Navidad sobre el plato. Es mucho mejor, para que se parezcan más al árbol, que sean uvas verdes.

Para que quede claro de qué se trata, se puede completar con un tronco también de fruta -como un pedacito de plátano, manzana o pera- y con pequeños frutos del bosque, como moras y arándanos, para que representen los adornos. De esta forma, se aprovechan las campanadas de fin de año para promover que los niños consuman otras frutas, tarea que no siempre resulta fácil.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Bronquiolitis, ¿qué debemos saber?

¿Qué es la bronquiolitis?

Es una infección de las pequeñas vías respiratorias (bronquiolos) que están en los pulmones. Casi siempre la causa son virus.

Aunque hay casos aislados a lo largo de todo el año, lo normal es que se den una o dos epidemias de bronquiolitis durante los meses de frío, entre noviembre y marzo. Y en estos casos, es el Virus Respiratorio Sincitial (VRS) el principal responsable. Afecta sobre todo a los menores de 2 años.

El contagio se produce a través de la mucosidad o la saliva de una persona infectada. Y se propaga fácilmente en el seno de la familia, en las guarderías y en las salas de los hospitales o centros sanitarios.

También la causan otros virus como el virus de la gripe, el parainfluenza o el adenovirus.

¿Cuáles son los síntomas de la bronquiolitis?

Los síntomas pueden variar mucho. Suele comenzar como un resfriado, con moco nasal, tos leve y, a veces, fiebre. Después de uno o dos días, la tos empeora y el niño tiene una respiración más agitada. Algunos de ellos pueden tener, además, dificultad para respirar (se le marcan las costillas y el abdomen se mueve mucho) y ruidos en el pecho (como “pitos” o “silbidos”).

Esto se debe a que los bronquiolos se inflaman y producen moco, dificultando el paso de aire a los pulmones y la respiración del niño.

En niños mayores y jóvenes la infección por el VRS produce sólo un resfriado. En cambio, los lactantes y niños pequeños son los que pueden tener síntomas más severos porque sus vías respiratorias son más pequeñas y se obstruyen más fácilmente.

¿Es grave?

La mayor parte de los niños tienen un cuadro leve, que se cura con tratamiento en su domicilio. Sólo algunos de ellos tendrán que ingresar en hospital.

El curso natural de la bronquiolitis puede durar entre 7 y 10 días. Pero es entre el segundo y tercer día cuando puede darse un empeoramiento. Es importante que padres y cuidadores sepan reconocer los signos y síntomas de dificultad respiratoria que les debe alertar para adelantar la cita con su pediatra o acudir a un centro sanitario.

En cualquier caso, hay que ser paciente. La evolución será lenta, con una mejoría gradual de su estado general y los síntomas respiratorios. Pero, algunos ntomas leves como la tos pueden durar 2-4 semanas.

Señales de alerta de dificultad respiratoria

Debe adelantar la cita con su pediatra o acudir a un centro sanitario si observa que su hijo/a:

- Tiene ruidos como “silbidos” en el pecho y respira más deprisa.

- Respira con dificultad: se marcan las costillas y mueve mucho el abdomen; o deja de respirar durante unos segundos.

- La fatiga (o cansancio) le dificulta tomar alimentos.

- Vomita todo lo que toma y rechaza tomar líquidos; apenas moja pañales. Cuidado con la deshidratación.

- Está somnoliento y quejumbroso.

- Le nota más pálido, con labios y puntas de los dedos de color azulado.

¿Hay niños que tienen mayor riesgo de padecer bronquiolitis grave?

Sí, la edad es un factor muy importante. Así, los lactantes menores de 3 meses y los que nacieron prematuros tienen más riesgo de tener una bronquiolitis grave o de precisar tratamiento en hospital; probablemente porque sus vías aéreas son más pequeñas. También, los bebés con problemas graves de corazón o de pulmón, como la fibrosis quística o la displasia broncopulmonar, y los que tienen déficits inmunológicos.

Por ello, puede que si su hijo nació muy prematuramente o con enfermedad cardiopulmonar grave le propongan recibir en el hospital, desde el nacimiento y hasta los 2 años de edad, una medicación preventiva frente al VRS durante los meses de otoño e invierno.

¿Y cómo se trata?

No hay ninguna medicina eficaz para combatir al Virus Respiratorio Sincitial. Los antibióticos que se usan para tratar las infecciones bacterianas no son eficaces para las infecciones causadas por virus, como la bronquiolitis.

Sin embargo, hay que recordar que la mayor parte de los casos son leves y autolimitados.

Hay medidas de soporte y cuidados generales que podemos realizar en casa y han demostrado ser muy útiles para aliviar los síntomas que se producen en la mayoría de los casos de bronquiolitis. Por ello, es importante que los padres tengan una información adecuada:
  • Si tiene fiebre, dar un antitérmico como Paracetamol o Ibuprofeno (éste sólo si es mayor de 3 meses) y medidas físicas para bajarla.
  • Ofrecerle líquidos (agua o leche) de forma regular y en pequeñas tomas, para mantener una buena hidratación.
  • Hacer lavados nasales con suero fisiológico o soluciones “salinas” y aspirar las secreciones le ayudarán a mantener despejada la nariz. Si además elevamos la cabecera de la cuna y colocamos al bebé un poco incorporado y boca arriba (decúbito supino), podrá respirar mejor.
  • Es importante evitar cualquier exposición al humo del tabaco. No fumar en casa.
  • Es posible que el niño coma más lentamente que de costumbre y tolere peor los alimentos. En estos casos, es mejor ofrecerle cantidades más pequeñas y frecuentes de líquidos y alimentos blandos para evitar que se fatigue o se deshidrate.
  • Si el niño tiene dificultad respiratoria leve o moderada, el pediatra puede darle algunas medicinas que sirven para abrir las vías respiratorias. Esto parece ayudar a algunos niños, pero no siempre ocurre así.
  • Hay que tener en cuenta que los jarabes para la tos y los mucolíticos no son útiles y pueden ser perjudiciales.
En los demás casos, si hay dificultad respiratoria importante o signos de deshidratación, los niños tendrán que ser tratados en el hospital.

¿Se puede hacer algo para prevenir la bronquiolitis?

El VRS se contagia, como en un resfriado, a través de las gotitas de saliva y el moco de una persona infectada, y también a través de manos contaminadas con estas secreciones.

- La medida más útil para prevenir el contagio es asegurarse que las personas que cuidan al bebé se lavan las manos con frecuencia, tanto antes como después de cogerlo o tocar sus cosas (chupete, biberón, juguetes;…).

- No llevar al niño a la guardería en época epidémica. Sobre todo, si es muy pequeño (menor de 3 meses) o nació prematuro.

- Evitar el contacto cercano con hermanos o niños mayores con síntomas de resfriado en épocas de epidemia de bronquiolitis. No olvide que los niños mayores pueden tener una infección por VRS y presentar sólo síntomas de catarro. Anímeles a lavarse las manos con agua y jabón al llegar del colegio.

- Evite, si es posible, las salas de espera de los centros sanitarios. No vaya a las urgencias de los hospitales por enfermedades leves o banales.

- La exposición al humo del tabaco es un factor agravante de la bronquiolitis. Prohíba fumar en casa.

- Y no olvide que los niños alimentados al pecho durante 4 meses o más suelen tener bronquiolitis más leves.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Menús diciembre/2014

Os dejamos los menús correspondientes al mes de diciembre.

Hacer clic en los siguientes enlaces para visualizarlos:

Menús de Bebés

Menús de Enteros