Páginas

jueves, 25 de julio de 2013

Carta de agradecimiento a los "papás"

Queridos papás:

Sois muchos los que estos días nos estáis haciendo llegar vuestras muestras de cariño y agradecimiento. En realidad, somos nosotras quienes tenemos que agradeceros la confianza que nos habéis demostrado a lo largo de toda esta etapa. Alguna de nosotras también somos “mamás” y sabemos lo difícil que resulta dejar a nuestros hijos en manos desconocidas.
Por suerte, elegimos los estudios que nos dictaba el corazón y nuestra vocación nos ayuda cada día a dar amor a todos los peques que pasan por nuestra vida, aún sabiendo que, seguramente, cuando crezcan se olvidarán de nosotras.
Nos encanta inventar fiestas y vestirles con trajes de papel, cantar sin ser cantantes, actuar sin ser actrices, tocar instrumentos sin ser músicos, mover muñecos sin ser titiriteros, pintar sin ser pintoras, bailar sin ser bailarinas…
Tal vez nuestro trabajo no resulte interesante para algunos mayores. Es normal. Nos movemos en un mundo pequeño, nos sentamos en sillas de juguete, escribimos con marcadores multicolores y usamos vajillas de plástico con absoluta naturalidad. Pero, aunque no lo creáis, nos sentimos plenamente realizadas porque vuestros/nuestros “locos bajitos” son la luz de nuestras mañanas y nos hacen sentir cada día que somos una parte importante de su mundo; porque nos llenan de amor con sus besos babosos y sus abrazos interminables.
Por eso y por muchas cosas más, somos realmente unas privilegiadas, porque tenemos en nuestras manos la importante misión de cuidar y modelar la materia más frágil de la creación: los niños.
Ahora les toca descubrir nuevos mundos, pero en el corazón nos quedan miles de recuerdos maravillosos de todos ellos.
 
Mil gracias de nuevo y hasta siempre.
VUESTRAS "PROFES" DE LA ESCUELA INFANTIL DE MARCHAMALO
julio - 2013

domingo, 14 de julio de 2013

Carta a los recién graduados

Durante casi tres años, muchos de vosotros, habéis escuchado decir cada mañana: ¡Hola chicos! ¡Buenos días! ¿Cómo estáis?. 

Son las mismas palabras que, el primer día que llegasteis, llenaron de magia cada rinconcito de la Escuela, al daros la bienvenida.

Algunos traíais carita de sueño y hasta pijama, otros llegabaís enfadados porque no queríais separaos de mamá y papá, a otros se os escapaban algunas lagrimitas… y ¿cómo no recordar a los que traíais el flequillo muy bien peinado, a los que no parabais de moveros y a los que nos regalabais un beso y un abrazo cada mañana?.

Poco a poco habéis compartido con nosotras vuestros secretos, vuestras sonrisas y fantasías, vuestros lloros y enfados y habéis ido haciendo de esta Escuela un lugar muy especias para todos.

Hemos pasado hermosos momentos juntos: hemos jugado, hemos cantado, nos hemos disfrazado, hemos hecho un montón de fichas, hemos aprendido letras y números, nuestras primeras palabras en inglés, hemos aprendido a comer solitos, (¡hasta ensalada!), nos hemos echado grandes siestas, hemos cuidado plantas, gusanos de seda, renacuajos, pero en especial recordamos el paso del pollo Pepe por la Escuela; con él aprendimos a respetar y cuidar de los animales, ¡hemos sido grandes amigos!!.


Pero lo mejor de todo ha sido compartir con vosotros esos besos de sabores, unos de fresa, otros de vainilla, otros de caramelos y algún que otro de menta.

Entre tanto hemos crecido, y en ese proceso de crecer, hemos llegado a este día, ahora cambiaremos nuestro saludo por una cálida despedida: “Hasta siempre amigos”. Y, es verdad, es un “hasta siempre” porque en esta Escuela estaremos esperándoos siempre.

Cuando paséis por la acera luciendo nuevos babis, empujando las mochilas cargadas de libros y cuadernos, estaremos esperando que crucéis la puerta para envolveros en un abrazo y compartir algún recuerdo que llenará de ternura nuestros corazones.

Os vamos a echar de menos!! Pero estamos orgullosas de veros partir de aquí para emprender un nuevo camino y estamos tranquilas porque sabemos que ya estáis preparados. 

No dejéis nunca de jugar y sonreír, conocer más amigos y contagiad al mundo de esas pequeñas y grandes cosas que habéis aprendido en la Escuela.

¡Qué seáis muy felices! Feliz paso al segundo ciclo de Educación Infantil. ¡Os queremos!

Las tutoras 
Pilar y Sandra

(P.D. Gracias a todos los papas y mamas por el regalo y por dejarnos compartir la educación de vuestros hijos/as).

domingo, 7 de julio de 2013

Fiesta de Graduación

El próximo viernes 12 de julio a las 19:00h celebraremos en la Escuela la Fiesta de Graduación de los alumnos/as de 2 a 3 años.

Os agradeceriamos que, los niños/as que se graduan, acudan ese día con pantalón o falda vaquera y camisa o blusa de color blanco. 

Os esperamos a todos.

martes, 2 de julio de 2013

Operación pañal en verano

Fuente: Eroski Consumer

La retirada del pañal del niño suele precipitarse en la época estival porque resulta cómodo para los padres.

Operación pañal en verano, ¿es el mejor momento? 

Con la llegada del verano miles de hogares españoles se enfrascan en su particular batalla estival. Se denomina operación pañal y consiste en lograr que los bebés de la casa, que ya están preparados para decir adiós a los pañales, inicien un corto o largo (depende de cada niño) proceso de adaptación, hasta que logren controlar sus esfínteres con total autonomía.

La comodidad de realizar la operación pañal en verano explica, en parte, por qué muchos padres eligen la época estival para la retirada de este accesorio absorbente. 

Un ejemplo descriptivo sirve para entender esta motivación. La siguiente escena imaginaria ocurre en febrero. Es el primer día del pequeño sin pañal y se produce un escape durante la salida al parque. Sin embargo, no hay ningún cuarto de baño o recinto cerrado a la vista, por lo que, con toda probabilidad, será necesario desnudarle de cintura para abajo, exponiéndole a las bajas temperaturas, y retirar toda la ropa del niño. Si se traslada esta situación al mes de junio, julio o agosto, el proceso varía de forma significativa. Ante el escape se puede actuar de forma rápida y sencilla. Un simple cambio de ropa interior, bañador o pantalón corto bastará para salir airoso de la situación. Si les dan a elegir a los padres, es más que probable que se decanten por la segunda opción.

Sin embargo, los argumentos a favor del verano para quitar el pañal no solo se ciñen a la comodidad.

Los padres también esgrimen que durante las vacaciones tienen más tiempo para atender a los niños y, por tanto, pueden estar más pendiente de su evolución en el control de esfínteres. 

En otras ocasiones, algunos centros de educación infantil pueden solicitar que los pequeños que se incorporen tras el verano a las clases controlen sus esfínteres cuando inicien el curso. Esta petición, sin embargo, puede explicar que algunos padres aceleren o adelanten la operación pañal a un niño que aún no está preparado para ella.  

Retirada del pañal en verano: no precipitarse.

Por tanto, la decisión de retirar el pañal cuando comienza la época estival está fundamentada en varios factores, entre ellos dos determinantes: es más cómodo para las familias y por la premura (en algunos casos) de que el pequeño se incorpore al colegio a la vuelta del verano sin los pañales. 

Pero, ¿es el verano el mejor momento para quitar el pañal al bebé? Numerosos especialistas coinciden en que no es una cuestión de edad ni de época del año, sino de que el niño haya alcanzado el grado de madurez necesario de su sistema nervioso central para controlar sus esfínteres. En general, esta madurez se logra en torno a los dos años, pero algunos menores tardan más y otros menos. 

Además, los expertos recomiendan no precipitarse en la retirada de los pañales, ya que el niño debe estar preparado para adquirir el hábito de ir al baño de forma autónoma.

Tal como apunta la Asociación Española de Pediatría, "los padres deben guiarse por la intuición y los conocimientos acerca de cómo es su hijo".