Páginas

lunes, 24 de diciembre de 2012

Feliz Navidad 2012

Desde la Escuela Infantil de Marchamalo queremos desearos a todos una Feliz Navidad en familia, y ¡que volváis a ser niños de nuevo!.



jueves, 20 de diciembre de 2012

Celebrar la Navidad con los más pequeños

La navidad es un  momento lleno de magia para compartir con los seres queridos y familiares. En especial para los más pequeños, es una fiesta y un motivo de alegría e ilusión. Podemos compartir con ellos muchas actividades divertidas que nos permitan estrechar los vínculos afectivos y aprovechar así estas fechas para vivir con ellos, la ilusión, la alegría y las emociones positivas que acompañan estos días.

  
Las fiestas son beneficiosas para los niños y niñas porque estrechan sus lazos afectivos, aprenden costumbres y tradiciones. 

Son muchas las actividades que podemos compartir con ellos. Estas tareas entusiasman a los niños y niñas. Hacerles participar en todos los preparativos y acontecimientos de la fiestas es algo muy beneficioso para todos.

BENEFICIOS

  • Ayuda a estrechar vínculos afectivos, gracias a las emociones positivas.
  • Fomenta la autonomía y la responsabilidad, al hacerles partícipes de parte de las labores.
  • Es una fuente rica en emociones positivas, buenas para su desarrollo y su  autoestima.
  • Favorece su creatividad.

ACTIVIDADES QUE PODEMOS HACER CON LOS PEQUEÑOS

  • Decoración. La decoración y los preparativos entusiasman a los niños y niñas. Haz de la decoración una tarea compartida, en la que participéis todos, el árbol de navidad, el belén, crea tus propios adornos con ellos.
  • Ambiente navideño. Disfruta con ellos de un paseo por la ciudad y la transformación del paisaje urbano.
  • Villancicos. A todos los niños les gusta cantar. La música es un medio de transmisión de alegría. Canta con ellos y comparte la alegría.
  • Reuniones familiares. Son momentos de reuniones con todos los seres queridos, los niños disfrutan de estos momentos.
  • Tradición. Transmitir tradiciones y costumbres. Explica el sentido de la navidad mas allá de la diversión y los regalos.
  • Dulces. Prepara dulces navideños con los más pequeños.
  • Crea felicitaciones, elabora tarjetas navideñas con los niños/as de la casa.
  • Busca cuentos o películas navideñas y vive con ellos esta magia.
  • Enséñales que es una época de recibir y dar cariño. Olvida los problemas y el pesimismo.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Fiesta Navidad

Durante este mes de diciembre trabajaremos la unidad didáctica de la familia. Para ello os pedimos que cada alumno/a traiga al aula una fotografía con su familia.

Con motivo de la visita a la Escuela de sus majestades los Reyes Magos de Oriente, prepararemos en un honor una fiesta de disfraces. El disfraz puede ser navideño o no, lo importante es todos vengamos disfrazados el próximo viernes día 21 de diciembre.

Además, ese mismo día por la tarde, a las 19:00h, celebraremos en la Escuela la fiesta para papás y mamás, para desearos a todos unas felices fiestas.


Durante el periodo navideño la Escuela abrirá todos los días en su horario habitual, excepto los días 24, 25, 31 de diciembre y 1 y 7 de Enero que permanecerá cerrada. Si, aparte de estos días, algún niño/a va a faltar algún día más os agradeceríamos nos lo comuniquéis con la suficiente antelación.

domingo, 2 de diciembre de 2012

Puré de verduras para el bebé

Fuente: Eroski Consumer

El puré de verduras es una de las primeras recetas que se incorpora al menú del bebé cuando abandona la lactancia exclusiva. Para elaborarlo de forma adecuada, es preciso saber cómo elegir las verduras, en función de la edad del niño.

Durante el segundo semestre de vida, se producen los primeros cambios significativos en la dieta del bebé. A partir de los seis meses (algo antes, si no se alimenta con lactancia materna de forma exclusiva) comienza lo que se denomina el periodo transicional; una etapa en la que, como se describe en los Protocolos de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría (AEP), se inicia la alimentación complementaria, es decir, la introducción de alimentos distintos a la leche materna o de fórmula.

Las verduras (después de la fruta y los cereales) es uno de los primeros alimentos que se incorporan a la dieta del lactante en forma de puré a partir de los seis meses de vida. Pero, ¿cómo se debe hacer la papilla, para que resulte nutritiva y sabrosa para el bebé?

Elegir las verduras para las primeras recetas del bebé

Zanahoria, calabacín, puerro, judías verdes, calabaza y patata son, por lo general, las primeras verduras que los especialistas aconsejan introducir en los purés de los pequeños. La AEP recomienda incluir los nuevos alimentos de forma progresiva, "para valorar la aparición de reacciones adversas y para que el niño se acostumbre al cambio de sabores y texturas".

Sin embargo, hay algunas verduras que, por precaución, es mejor no ofrecérselas al bebé en los purés hasta que cumpla un año:
  • Espinacas y acelgas. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomienda no introducir estas hortalizas hasta los 12 meses de edad. La razón es que su elevado contenido en nitratos puede ser perjudicial para el bebé.
  • Coles, coliflor, brécol, espárragos y remolacha. Estas verduras tienen un sabor más fuerte y, además, son flatulentas, por lo que se aconseja retrasar su incorporación en la dieta de los bebés.
Cinco pasos para preparar la papilla de verduras del niño
  1. Seleccionar las verduras que se incluirán en el puré. Es mejor optar por hortalizas frescas, que no lleven mucho tiempo en la nevera, para que no pierdan sus propiedades nutritivas.
  2. Lavarlas bien en agua fría, para retirar los restos de tierra, insectos u otros residuos químicos, como pesticidas. Retirar la piel si es necesario y eliminar las partes que puedan estar dañadas.
  3. Se pueden cocinar las verduras al vapor o cocerlas. La norma es que cuanto menos tiempo dure el cocinado, más nutrientes conserva el alimento. En caso de que se cuezan, es preciso hacerlo con muy poca agua e introducir las hortalizas cuando el agua ya esté hirviendo. También se puede utilizar la olla rápida para cocinarlas en poco tiempo y que no pierdan sus propiedades.
  4. Separar las verduras del agua de cocción y pasarlas por la batidora. Poco a poco, se incorpora el caldo sobrante, hasta darle al puré la consistencia deseada. Durante los primeros meses, es aconsejable dejar la papilla con una textura más fina, lo que permite que sea más fácil de asimilar por parte del pequeño.
  5. Añadir una cucharada de aceite de oliva. La Asociación Española de Pediatría recomienda añadir, después de triturar la verdura, una cucharada de aceite de oliva crudo para mejorar la textura del puré.
Ingredientes complementarios del puré de verduras del bebé

El puré de verduras es la base a la que, poco a poco, se incorporan nuevos ingredientes a la dieta del bebé. A continuación se describen los componentes complementarios, así como el calendario de introducción a la dieta del niño.
  • Carne de pollo, ternera o cordero. A partir de los seis meses, se pueden incorporar la carne a la papilla del bebé. La AEP aconseja introducir primero el pollo y, después, el cordero y la ternera. Se debe comenzar por añadir cantidades pequeñas al puré (entre 20 y 30 gramos diarios). La carne no se debe de cocinar junto con las verduras, ya que tienen distinto punto de cocción. Lo idóneo es añadirla una vez que las hortalizas estén listas y triturar juntos, para crear el puré.
  • Pescado blanco. Cuando el bebé cumple los 10 u 11 meses, la AEP recomienda incorporar las primeras raciones de pescado blanco (de 30 a 40 gramos) a la dieta del niño. Al igual que la carne, es aconsejable cocinarlo de forma independiente e incorporarlo después a la verdura. Es muy importante limpiar bien el pescado para evitar que quede alguna espina en la papilla.
Siete consejos imprescindibles para cocinar el puré del bebé
  1. No añadir sal al puré de verduras.
  2. Verificar la limpieza de la superficie sobre la que se manipularán los alimentos, así como de las herramientas que se utilizarán, para que no representen una fuente de contaminación.
  3. Lo apropiado es intentar preparar el puré cada día. Si no es posible y hay que hacer más cantidad, es importante conservarlo un máximo de 48 horas en el frigorífico o congelarlo en pequeñas raciones que se puedan sacar de una en una.
  4. Comprobar siempre la temperatura del puré antes de darlo al bebé, para evitar posibles quemaduras.
  5. Utilizar una cuchara blanda (de silicona) y de tamaño adecuado para comenzar a dar las primeras papillas al bebé.
  6. Es preciso atender al consejo del pediatra en cuanto a la cantidad de papilla que se debe ofrecer al bebé en función de su estado nutricional.