Páginas

miércoles, 29 de junio de 2011

Cuidado con el sol

El uso de un fotoprotector de, al menos, factor 15 durante los primeros 18 años de vida puede reducir hasta un 78% el riesgo de cáncer cutáneo, según han indicado la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (http://www.aepap.org/) y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (http://www.sepeap.org/).

Ambas organizaciones afirman que la exposición al sol es beneficiosa y necesaria para el organismo, ya que estimula la síntesis de vitamina D, favorece la circulación sanguínea y actúa en el tratamiento de algunas dermatosis. No obstante, recuerdan que una sobreexposición en la intensidad puede acarrear una serie de efectos malignos para la piel que van mucho más allá de las quemaduras evidentes de los días inmediatos.
Los cuidados más importantes a este respecto son evitar exponer a los niños al sol entre las 12 y las 17 horas, así como usar cremas o lociones fotoprotectoras con un factor de protección 15 o mayor en niños de piel clara, pelirrojos, niños de ojos claros, con pecas o afectos de dermatitis atópica u otras enfermedades de la piel.

Además, recuerdan que los protectores deben aplicarse "antes de salir de casa", al tiempo que se debe renovar frecuentemente su aplicación, aproximadamente cada dos horas, o antes si el baño es prolongado o hay un incremento de la sudoración. También es recomendable el uso de lociones hidratantes y calmantes con posterioridad a la exposición, que actúan conjuntamente con la finalidad de calmar la quemazón cutánea y paliar o corregir las anomalías originadas por la agresión solar.