Páginas

miércoles, 29 de junio de 2011

Cuidado con el sol

El uso de un fotoprotector de, al menos, factor 15 durante los primeros 18 años de vida puede reducir hasta un 78% el riesgo de cáncer cutáneo, según han indicado la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (http://www.aepap.org/) y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (http://www.sepeap.org/).

Ambas organizaciones afirman que la exposición al sol es beneficiosa y necesaria para el organismo, ya que estimula la síntesis de vitamina D, favorece la circulación sanguínea y actúa en el tratamiento de algunas dermatosis. No obstante, recuerdan que una sobreexposición en la intensidad puede acarrear una serie de efectos malignos para la piel que van mucho más allá de las quemaduras evidentes de los días inmediatos.
Los cuidados más importantes a este respecto son evitar exponer a los niños al sol entre las 12 y las 17 horas, así como usar cremas o lociones fotoprotectoras con un factor de protección 15 o mayor en niños de piel clara, pelirrojos, niños de ojos claros, con pecas o afectos de dermatitis atópica u otras enfermedades de la piel.

Además, recuerdan que los protectores deben aplicarse "antes de salir de casa", al tiempo que se debe renovar frecuentemente su aplicación, aproximadamente cada dos horas, o antes si el baño es prolongado o hay un incremento de la sudoración. También es recomendable el uso de lociones hidratantes y calmantes con posterioridad a la exposición, que actúan conjuntamente con la finalidad de calmar la quemazón cutánea y paliar o corregir las anomalías originadas por la agresión solar.

domingo, 19 de junio de 2011

Nutrición en el primer año de vida

Durante los 12 primeros meses de vida, un bebé triplica su peso y su estatura aumenta en un 50 por ciento. 

Estos incrementos en peso y estatura son los principales índices utilizados para la evaluación de su estado nutricional y se miden a intervalos regulares, comparándolos con curvas de crecimiento estándar. Estas mediciones son herramientas importantes a la hora de evaluar el progreso del niño, especialmente entre los 6 y los 12 meses de vida.  

La lactancia materna, según las necesidades del niño, sigue siendo la mejor manera para alimentar a un bebé sano y que haya nacido a término. La leche humana satisface todas las necesidades nutricionales para el crecimiento y el desarrollo del bebé.

Además, los 4-6 primeros meses de vida son un periodo de crecimiento rápido, especialmente para el cerebro, y como la leche materna contiene aminoácidos y ácido graso resulta ideal para satisfacer dichas necesidades. La leche materna contiene también agentes antibacterianos y antiinfecciosos, entre ellos las inmunoglobulinas, que tienen una gran importancia en el fortalecimiento del sistema inmunológico.

La lactancia materna es muy recomendable por motivos psicológicos, fisiológicos y emocionales. No hay ningún motivo por el que el que no se deba continuar con la lactancia hasta los dos años, ya que es beneficioso para la madre y para el niño desde el punto de vista nutricional.

No obstante, debido a los cambios en el estilo de vida y a su disponibilidad comercial, a veces se utilizan preparados para lactantes, que son en general seguros, siempre que se utilicen preparados autorizados y en condiciones higiénicas adecuadas. Es preciso poner especial atención a la esterilización de los utensilios utilizados para dar de comer al niño, y reducir así los riesgos de contaminación, ya que los bebés alimentados con preparados no tienen la misma protección inmunológica que los bebés amamantados. 

¿Cuándo se deben introducir los alimentos sólidos?

La incorporación de alimentos sólidos complementarios es normalmente un proceso gradual que dura varias semanas o meses, y que debe comenzar en torno a los 6 meses de edad.

El momento exacto depende del bebé y de la madre, y refleja el hecho de que aunque la leche materna es suficiente durante los primeros meses, cuando el niño crece ya no aporta por sí sola todos los nutrientes adecuados. La incorporación de alimentos complementarios en torno a los 6 meses es importante para que el niño desarrolle la capacidad de masticar y hablar. Se puede aumentar de forma gradual la calidad, cantidad y variedad de alimentos sólidos, a un ritmo que normalmente impone el propio niño.

Los cereales son generalmente los primeros alimentos que se incorporan a la dieta de un lactante (mezclados con leche materna o con preparados), y después se introducen los purés de verduras y frutas, y la carne. Si se amamanta al bebé durante los primeros 4 ó 6 meses de vida, habrá menos probabilidades de que desarrolle alergias.

Los alimentos que son más propicios a causar reacciones alérgicas en niños sensibles, como la clara del huevo y el pescado, se incorporan generalmente después de los 12 meses. 

Fuente: http://www.eufic.org

sábado, 18 de junio de 2011

Visita CEIP "Maestra Teodora"

El pasado jueves visitamos el colegio Maestra Teodora con los niños/as de 2 a 3 años. Pudimos conocer a las que serán nuestras profes a partir del mes de septiembre. Estuvimos jugando en el patio con antiguos amiguitos de la guarde, también alguno de nosotros coincidimos con hermanos, primos ...

Fue muy divertido tirarnos por el tobogán grande, jugar en la arena con las palas y las carretillas, en septiembre volveremos.

Desde la Escuela infantil agradecemos tanto a las profesoras como a la dirección del Centro el habernos dado la oportunidad de compartir esta mañana con ellos. Y gracias por los aspitos, nos gustaron muchisimo.

sábado, 11 de junio de 2011

Visita CEIP "Cristo de la Esperanza"

Ayer viernes 10 de junio realizamos una visita al Colegio Público "Cristo de la Esperanza" con los niños/as de 2 a 3 años, con el fin de conocer tanto las instalaciones como las que serán las profesoras para algunos de ellos a partir del próximo mes de septiembre.

Desde aquí agradecemos a la dirección del Centro y, por supuesto a las profesoras, que nos dejaron compartir un ratito de su jornada en su aula, del mismo modo les damos las gracias por el temtempie de media mañana que nos hizo el camino de vuelta más llevadero aunque, la verdad, todos los niños y niñas se portaron como campeones.